Home » gorditas » ¡Soy una novia gordita! Lee ésto y te conformarás.

¡Soy una novia gordita! Lee ésto y te conformarás.

--2013-vestidos-de-novia-trajes-de-boda-para-gorditas-de-fiesta-11283392

 

Hoy día amanecí pensando que seré feliz siendo una novia gordita. Más bien, mi cuerpo me ha hecho pensar hoy que me acepto a ser una novia gordita.. Me comprometí hace un año, y todo el tiempo, así como toda mi vida de adolescente y adulta he estado tratando de bajar de peso. A veces he tenido éxito en un tramo de unos meses, cuando estaba comiendo una dieta equilibrada y haciendo ejercicio de manera regular. No miento, perdí peso más o menos en la época de mi compromiso, para entonces, quería ser una novia delgada.

La semana pasada, me quedé desilusionada. Como cualquiera que haya intentado bajar de peso puede saber, a veces cuanto más se intenta desesperadamente perder el peso, más se vuelve en contra. Soy muy consciente de ello, pero necesito perder peso para el día de mi boda, y estoy abocada en ello.

Esta semana tuve dos sesiones de llanto todo porque falta poco para mi boda y sigo gordita.

Me avergüenza admitir que cuanto más me acerco al día de la boda no pierdo ni un gramo de peso. Quiero estar delgada y hermosa eso me haría muy feliz. Quiero que todos se tomen una foto conmigo, quiero estar radiante ese día. Aunque como falta nada más que tres meses, estoy conciente que no podré bajar de peso como yo quiero y no podré usar el vestido de novia que me he imaginado. Lo más triste de todo esto es que he imaginado lucir un lindo vestido de novia, un vestido de ensueño.

Hasta hoy no siento esa alegría de que llegue el día de mi boda todo porque estoy con sobrepeso aunque me he estado diciendo a mi misma que tengo que bajar de peso porque quiero sentirme segura y hermosa en el día de mi boda y quiero estar orgullosa de haberlo logrado y que la foto de mi boda tenga la imagen que quiero, ya que esta imagen estará en nuestro hogar y la verán mis hijos y nietos por eso, oh Dios mío no quiero estar obesa.

Hoy, sin embargo, decidí no dar una maldición de aquí en adelante, me niego a dejar que mi tamaño corporal determine mi felicidad y la emoción en el día de mi boda. Voy a ser una novia gordita. Voy a ser una, novia gordita feliz y mis hijos y nietos van a fijarse solo en nuestras fotos de boda y pensarán, “Wow, son increíblemente felices!”

Puede que tenga un poco de papada, pero también habrá una gran sonrisa, Eso es lo que yo quiero esa sonrisa y ser feliz.

De ahora en adelante, no hago más que amar mi cuerpo eso significa que hago ejercicios tres o cuatro veces a la semana, sin desesperarme. En estos últimos tres meses que faltan para mi boda no me desesperaré por la pérdida de peso. Mi sueño ahora es que tengo pensamientos positivos acerca de mí misma para el día de mi boda, y que no dejo de sentir felicidad, alegría, y amor. Puede que no salgan las cosas como yo quiero, pero no voy a dejar esos pensamientos negativos sobre mi cuerpo sino pensar en positivo porque me caso con el hombre que amo. En nuestro día de  boda, no solo declararé mi amor por mi novio, sino también declararé mi amor por mí misma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*